Skip to content

Lengua, lenguaje y evolución

Construcción social de la lengua

Construcción social de la lengua

Hoy me he decidido a escribir éste post después de una larga temporada convaleciente (el anterior post sobre los cinco libros del ser lo fui elaborando poco a poco hasta completarlo). La verdad es que estoy muy contento de poder regresar a mi blog y poder compartir con el resto de internautas aquellas pequeñas cosas que hacen la vida más interesante y enriquecedora. Pues bien, hoy me gustaría tratar un tema un poco controvertido y es el de si los procesos de normalización lingüística deben o no deben realizar (grandes) cambios en la definición de la lengua, ya sea en su ortografía, su léxico o cualquier otro factor relevante en el momento de usarla. Toda lengua viva debe evolucionar de acuerdo con la realidad lingüística que definen sus hablantes. Esto quiere decir que las instituciones encargadas de la revisión normativa de una lengua pongan a ésta al día de acuerdo a los parámetros sociolingüísticos que definen a una lengua en un momento concreto de su historia. Es por ello que me gustaría compartir con vosotros la siguiente reflexión (publicada previamente por mí en el primer foro de la asignatura ‘Lengua Española’ del grado de magisterio de primaria de la Unir).

[…] Voy a intentar expresar mi punto de vista, al respecto, desde una visión lo más puramente objetiva que mi (escaso) conocimiento de la lengua me permita realizar. En primer lugar veo dos factores que considero determinantes y que hay que tenerlos siempre en cuenta en el momento de analizar una lengua:

– La evolución de la lengua con el paso del tiempo

– El principio de economía del lenguaje

Con respecto al primer factor, considero que una lengua viva se ha de mantener fresca, saludable, al día.

  • ¿Qué quiere decir esto? Pues que toda lengua que disfrute de buena salud debe evolucionar sus normas para ajustarse a la realidad definida por la comunidad lingüística que la usa, es decir, sus hablantes.
  • ¿Quiere decir esto que todo vale? No, no quiere decir eso. Lo que quiere decir es que el lenguaje es una característica humana y la lengua su implementación, y ésta implementación es un hecho humano, social, plural incluso dentro de las minorías que definen las diferentes variedades lingüísticas de una misma lengua según factores sociales, políticos, geográficos u otros.
  • ¿Quien o quienes deben estar alerta de ésta evolución para decidir los cambios? La comunidad lingüística española atribuye a la Real Academia de la Lengua  la responsabilidad de velar por dicha normalización y revisión de la lengua para evitar que ésta entre en decadencia debido a una pluralidad de usos excesivamente diversa. Sea pues que todo cambio normativo en una lengua debe responder al hecho que la lengua es construida socialmente por sus hablantes y no por las reglas de juego que pueda determinar una institución. En conclusión con respecto a éste punto: estoy a favor de la normalización de la lengua y su continua revisión pero partiendo del hecho que los responsables de poner las normas ortográficas al día se rijan exclusivamente por estudios sociolingüísticos rigurosos que permitan aplicar cambios para mantener la lengua al día a la vez que sana. Cualquier otra disposición solo conduciría a situar el idioma en una posición difícil de normalizar y, por tanto, difícil de hacer crecer a lo largo y ancho de su territorio lingüístico.

El segundo factor que considero importante es el principio de economía del lenguaje. Voy a poner un ejemplo para intentar ser lo más claro posible y evitar confusiones. Es cierto que con la aparición de las nuevas tecnologías han proliferado los servicios de comunicación como los antiguos SMS de la telefonía móvil y las aplicaciones basadas en Internet como Whatsapp, correo electrónico, mensajería instantánea, foros, chats y redes sociales como principales exponentes. Dentro de este ecosistema de comunicación textual, la comunidad lingüística ha desarrollado metalenguajes basados en un idioma principal, como es el caso del español con la única finalidad de poder ser más ‘eficaces’ en el momento de enviar un mensaje a un receptor u audiencia. Por ejemplo, en el caso de la red social de microbloggin Twitter: solo se permite la introducción de 140 caracteres. ¿Cual es la solución para poder condensar un mensaje que en su expresión habitual ocuparía más de 140 caracteres? Únicamente eliminar elementos que no aportan un significado suficientemente significativo para el receptor.

Pero ¿con esto solo nos basta? No. ¿Por qué no voy a usar una emoción a partir de un símbolo que me ocupe, a lo sumo, 2 caracteres ‘:-)’ ? Vosotros mismos podéis encontrar numerosos ejemplos de cómo la comunidad ha negociado intuitivamente un nuevo código simbólico que permite al receptor entender el mensaje sin necesidad de tener una gramática/léxico normalizado.

Pero, ¿quiere decir esto que sea correcto escribir así? Eso dependerá del contexto. Obviamente no está justificado utilizar éste código creado y usado en un entorno virtual en la vida real, ya que fuera del plano virtual el lenguaje que se creó es el que es y por consiguiente se debe utilizar correctamente. En conclusión respecto a este punto: como maestros debemos enfocarnos en no restringir el uso del idioma sino orientar a los alumnos para que hagan el uso correcto de éste en base al contexto comunicativo, considerando el registro más adecuado, el cuidado de las normas y sobre todo la claridad y efectividad de la comunicación en el plano real, pero en el virtual se debe aprender a comunicarse con el metalenguaje que se ha construido socialmente en base al contexto en el que nos encontremos. Por ejemplo, en un blog de literatura, filosofía, arte, noticias o tecnología es más apropiado escribir de acuerdo a las normas del idioma, mientras que comunicarse por un chat es más efectivo y económico utilizar el metalenguaje.

Advertisements

Los cinco mejores libros que he leído sobre filosofía del ser

He leído muchos libros que profundizan sobre el hecho de la existencia humana, el sentido de la vida,  los comportamientos que nos encadenan al sufrimiento. Han sido muchas horas de análisis, compresión y auto-análisis, por así decirlo, tanto de mí conducta como de la de las personas más cercanas a mi vida. El caso es que me he dado cuenta de muchas cosas que pueden ser auténticos y verdaderos obstáculos para poder avanzar hacia una concepción de la vida plena, con sentido y satisfacción, basada en la armonía con el ambiente humano y social que envuelve a la persona, con la naturaleza y su irreductible expresión que nos hace recordar que por muchas comodidades y empeños en demostrar tecnológicamente nuestra superioridad imaginaria sobre ella, en realidad somos tan vulnerables y tan ‘naturales’ como lo hemos sido desde los orígenes de los tiempos.

A continuación os dejo la selección de libros que considero que son los que más claramente enfocan las ideas de realización del ser, el sentido de la vida, la dicotomía del orientarse al ser o orientarse al tener, los límites que nos imponen las creencias y cómo estas pueden manipular nuestra vida hasta privarla de lo esencial para ser feliz y, finalmente, aunque es considerado un libro de autoayuda, ‘Tus zonas erroneas’ lo clasifico como un libro de auto-psicoanálisis que ilustra, a mi parecer, muy claramente todas aquellas ideas preconcebidas y normalmente impuestas por la presión social  iguales y las instituciones de poder.

Siddhartha

Siddhartha

Siddhartha – Herman Hesse

Trata sobre la vida de un brahmán llamado Siddhartha, el cual desde muy joven tiene preestablecido dedicar su vida a la búsqueda de la divinidad. Pero el joven decide romper con las tradiciones de los brahmanes y le hace saber a su padre que quiere ‘dejar el nido’ per encontrar su verdadero Yo, el Atmán. Decide hacerse asceta y se une con los samaras para llevar una vida errante, de reflexión y de limosna, siempre acompañado por su fiel amigo Govinda, hasta que un día, después de encontrar al Sublime Buda Gotama, Siddhatha descubre que incluso la doctrina del solemne Buda es de poco ayuda para él, ya que solo él puede liberarse de sus propias miserias y encontrar la iluminación. En este punto de la historia Siddhartha y Govinda se separan, éste último se une a la congregación del Buda y Siddhartha parte hacia la ciudad de los hombres niño para conocer que es eso de amar. Conoce a Kamala, una cortesana que le enseñará los secretos del amor si él a cambio consigue tres cosas: ropas elegantes, zapatos a la altura de los ropajes y dinero. Para ello, Kamala le consigue un trabajo de comerciante dónde el joven dedicará gran parte de su juventud a ‘perderse a sí mismo’. Cuando cerca de los cuarenta años Siddhartha se da cuenta que su vida se ha convertido en algo insustancial, vació, donde todo es cascara y no hay espíritu, decide dejar esa vida para suicidarse en un río, el mismo que una vez hacía veinte años cruzo como samara y ahora espera morir como mercader rico en posesiones pero como paupérrimo en espíritu. El río decide despertar lo poco del alma de Siddhartha que queda en él invocando la palabra Om. A partir de aquí, el joven retoma las riendas de su libertad hasta que logra conducirse a sí mismo hasta la iluminación.

 

El hombre en busca de sentido

El hombre en busca de sentido

El hombre en busca de sentido – Viktor Frankl

Viktor Frankl es un psicoanalista austíaco de orígen judio brillante en su carrera como psiquiatra. Llegada la segunda guerra mundial, decide quedarse con su padre aún sabiendo que ambos acabarán internados en algún campo de concentración Nazi. Tal como predijo, son arrestados y enviados a un campo de concentración. El padre de Frankl, un hombre de edad avanzada, muere en los primeros días de internamiento. A partir de aquí Frankl empieza a observar el comportamiento que se da entre los diferentes tipos de reclusos en los campos de concentración con la esperanza que algún día recuperará el diario de notas que le fue confiscado en el momento de llegar al campo de concentración. Después de un largo tiempo, Frankl entiende que el sentido de la vida de todas aquellas gentes era aceptar lo que realmente les ocurría, ya que en ello se encontraba la utilidad de su vida: eran reclusos, por tanto su sentido era vivir esa experiencia y no evitarla o rendirse ante la realidad que les aflige. Una vez acabada la guerra, Frankl vuelve a Austria y desarrolla la logoterapia, una disciplina que, al contrario del psicoanálisis, enfrenta a la persona con la realidad, por muy dura que ésta sea con el objetivo de que la persona entienda su valor en aquello en que la vida le reclama en forma de experiencia.

 

Tener o ser

Tener o ser

Tener o ser – Erich Fromm

Erich Fromm nos plantea las diferentes posibilidades en que una persona puede orientar su propia existencia: orientarse al tener, es decir, a los sensible, a todas aquellas cosas que constituyen una motivación extrínseca y que, por tanto, pueden poner en riesgo la posición de nuestro locus de control, pasando éste del interno al externo. Pero también tenemos la opción de orientarnos al ser, es decir, explorar ese inmenso mundo de subjetividades que es nuestra vida interior, la cual se rige por los predicados de una motivación intrínseca y trascendental. Nos explica como los miedos y los temores asociados a la posesión esclavizan la visión de la realidad de la persona conduciendola hacia un estilo de vida donde la felicidad es solo una utopía ya que cada acción personal depende de aquello que el objeto proporcione como una realidad ilusoria e inmediata que actúa como sustitutivo del ser.

 

 

 

El anticristo

El anticristo

El anticristo – F. Nietzsche

En ésta obra Nietzsche nos explica concienzudamente los problemas que ha causado la religión, especialmente el cristianismo al inculcar la creencia generalizada de la compasión y del sacrificio como forma de realización personal. El filósofo se opone a ésta concepción y aporta reflexiones muy interesantes de como el cristianismo arruina el alma humana y destruye la vida. En cambio, si la persona se deja llevar por las ambiciones de su vida, el vivir peligrosamente como él lo llama, será más capaz – aunque no siempre lo consiga – de encontrarse así mismo y no depender de la compasión de nadie.

 

 

 

 

 

Tus zonas erróneas

Tus zonas erróneas

Tus zonas errónear – W. Dyer

Tal como comenté anteriormente, es un libro considerado como de auto-ayuda, pero conserva un reflexión muy especial sobre las tendencias humanas al sufrimiento elaboradas desde un punto de vista de del auto-análisis. Dyer realiza un excelente trabajo identificando las zonas erróneas que se dan en muchas personas (casi un 70% de la población mundial en el momento de redactar el libro – datos de los años 70). Básicamente, las personas desarrollamos una serie de estructuras mentales basadas en la relación causa-efecto que hemos ido observando a lo largo de las diferentes situaciones vividas a lo largo de nuestra infancia, adolescencia y parte de la etapa adulta. Éstas estructuras mentales establecen la forma de pensar de la persona y a todo pensamiento le corresponde una emoción. Si estas estructuras se han construidos a partir de ideas como la culpa, la preocupación por el futuro, la necesidad de ser aceptado por los demás y la ira, la necesidad de cumplir con las tradiciones y conservar las apariencias, etc. todos estos pensamientos constituirán barreras para la auto-realización del individuo además de no permitirle la calidad de vida que se espera de una persona satisfecha con su propio ser.

A parte de tratar en cada capítulo cada una de las zonas erróneas que plantea, en el último (doceavo) nos presenta

el retrato de la persona que ha conseguido eliminar todas sus zonas erróneas (algo bastante complejo de conseguir según mi opinión personal).

 

 

Educación personalizada

Educación personalizada

Educación personalizada

Cada vez más, la sociedad se vuelve más exigente con las capacidades y los conocimientos que una persona puede llegar a conseguir. Ahora bien, ¿hasta que punto esas exigencias son racionales? ¿La promesa de un mundo competitivo equivale a un mundo mejor, aun mundo más feliz y satisfactorio? Sin lugar a dudas, la felicidad y la competitividad no tienen por qué ir de la mano. Conocer, investigar, tener curiosidad, leer, escribir, construir, pensar, imaginar, ayudar, … son actividades que permiten el desarrollo de la persona, de ser mejor, de autosuperarse. Cuando confundimos competitividad con autosuperación metemos la pata hasta el fondo. Si bien competir sanamente es bueno para marcarse metas y obtener logros a partir de la motivación que genera el compararse con otros, la competitividad mal entendida sólo genera conflictos internos en la persona, una escasa autoestima, pérdida de valores éticos y morales (suele permitirse licencias del tipo ‘todo vale para conseguir mi objetivo’) y obviamente padecer la soledad que genera el hecho de tener que conservar el status que ha logrado.

Desde mi punto de vista, la educación, especialmente en los primeros años de edad y posteriormente en la adolescencia, indice de manera decisiva a inclinar la balanza hacia un lado u otro. Las personas que reciben durante su infancia estímulos de autosuperación en el deporte, en la danza, la música y otras disciplinas – acompañadas del refuerzo positivo que se crea en el compañerismo, en el grupo, en el proyecto – suelen tener más recursos emocionales y sociales para defenderse del ‘todo vale’. La educación tradicional que todos conocemos no acaba de responder a las demandas reales del alumnado, especialmente del más joven. Se necesita un replanteamiento. Este replanteamiento se ha materializado (ya hace algunos años) en la educación personalizada y su didáctica.

Pero, aunque hemos oído hablar de ella, ¿Qué es exactamente la educación personalizada? De acuerdo con José Bernardo Carrasco en su libro Enseñar hoy, didáctica básica para profesores, la educación personalizada se centra en dar, en términos de educación, aquello que exige la naturaleza humana.

Esta definición nos lleva a la siguiente pregunta: ¿qué es la naturaleza humana? De acuerdo con J. Bernardo, la naturaleza humana es un principio de actividad que se refiera a lo que le es propio, es decir, a aquello que lo define como ser humano y no como otra cosa. J. Bernardo destaca que la racionalidad es el principio de toda actividad humana, la cual se lleva a cabo mediante el conocer y la voluntad.Además, hay que tener en cuenta que cada sujeto es una persona concreta, diferente a los demás y, por tanto, completamente única e irrepetible y que se define por unos principios fundantes (actividad, unicidad, apertura, autonomía, sexualidad y originalidad) y una dimensiones (corporal, afectiva, intelectiva y volitiva).

En definitiva, la educación personalizada es aquella educación cuya didáctica está orientada a considerar estos principios y dimensiones propias de la persona, con el objetivo de hacerla crecer considerando todos sus aspectos.

Internet de las Cosas

The Internet of Everything

The Internet of Everything

Imagínate un mundo donde cualquier objeto pueda ser identificado digitalmente. Cada objeto esta conectado a una red como Internet donde los mismos pueden ser gestionados y/o controlados por diferentes agentes, ya sean sociales, privados o gubernamentales.

El Internet de las Cosas (The Internet of Everything) ya es más que una idea en la mente de un grupo de personas. Actualmente ya existen dispositivos con geolocalización que nos indican donde están en caso de que los perdamos (y que aún disponga de batería).

El caso es que, desde una perspectiva más humanística, no me acaba de gustar demasiado la idea que por allá el año 2020 habrán cerca de 26.000 millones de dispositivos (sí, millones, no miles) conectados a la Internet de las Cosas según nos vaticina el informe de la consultora tecnológica Gartner (https://www.gartner.com/doc/2553315). Este hecho condiciona considerables cambios sociales, especialmente aquellos derivados de la importancia y trascendencia que tendrá para las sociedades el hecho de poder tener controlados todos los objetos tecnológicos a partir de aplicaciones móviles o web. No quiero ser fatalista pero siempre me han gustado mucho leer narrativa sobre distopías y una que me viene a la cabeza (con cierto temor, debo confesar) es 1984 de George Orwell. El motivo de esta forma de ver las cosas (o de presentirlas) es el hecho que cada vez más nuestras preocupaciones aumentan a medidas que la tecnología incorpora más funciones a nuestras vidas. Estamos pasando de ser esclavos de nuestras necesidades a ser esclavos (también) de las necesidades del móvil, del portátil, de las actualizaciones de las aplicaciones y, por tanto, nuestra esencia humana cada vez se va más y más abrumada por estar conectada a un mundo donde los objetos parecen tener vida propia. En este mundo, también hay espacio para que gobiernos y instituciones tanto públicas como privadas accedan cada vez más a nuestro espacio privado a través de estos objetos: que hacemos con ellos, cuando y para que los usamos, con que frecuencia y así un largo etcétera que contribuiría a crear una minería de datos para construir una sociedad más orientada a las necesidades de sus integrantes, teniendo también en cuenta el papel de los lobbies empresariales que aran todo lo que esté dentro de sus posibilidades para influir en que necesidades hay que invertir (las que generan rendimientos) y en cuales no hay que pensar (las necesidades más humanas).

No es fácil para mi imaginarme que un simple boligrafo este conectado a Internet a través de un módulo de radio de baja frecuencia, pero si debo reconocer que el hardware es cada día más y más barato, cosa que puede hacer posible que una línea de producción industrial sea capaz de incorporar módulos minúsculos de conexión al Internet de las Cosas y dejarlo listo para que en su primer uso el usuario final lo registre (o quizás lo registra en el momento de adquirido en una tienda – posiblemente online).

Algunas preguntas me vienen a la cabeza como por ejemplo que pasará si llegamos a atrevernos a poner chips a los bebés una vez nacidos para evitar confundirlos, perderlos o localizarlos es caso de secuestro, o cuando sea más mayor se de a la fuga de casa de sus padres o de algún restaurante sin pagar.

En resumen, de algún modo no me apasiona el rumbo a donde van las cosas. Quizás sea por la idea pre-concevida que tengo sobre mi tesis sobre el mundo de los objetos que vence al mundo de los sujetos, y esta fase de la humanidad en la que vivimos hoy en día me dice que estamos navegando rumbo a la consolidación de esa hegemonía.

Missdirection

En un mundo cada vez más inundado por cantidades inmensas de información resulta muy difícil poder estar seguros si realmente estamos sobre la pista de alguna cosa que realmente valga la pena todo el esfuerzo que realizamos descartando noticias, correos, twits, etc. Este hecho pude resultar trivial a simple vista pero hoy me he dado cuenta que hay aspectos muy importantes a tener en cuenta cuando tus decisiones, ya sean del día a día o aquella  que marcará un antes y un después en tu vida, se ven influenciadas o condicionadas en base a una u otra información que tienes a mano o que te ves influenciado por ella.

El caso es que, según mi punto de vista, puede resultar relativamente sencillo jugar con las tendencias sociales simplemente llamando la atención a puntos de distracción que nos hacen despreocuparnos, aunque sea por unos instantes, de otras cuestiones sobre las cuales prestamos más atención. Recuerdo la obra de Guy Debord ‘La sociedad del espectáculo‘ donde se hace especial énfasis en el hecho que existe una necesidad social generalizada de crear escenarios y escenas sobre las cuales hacer una representación con el objetivo de demostrar al resto de persones las relaciones causa-efecto que se dan en ciertas circunstancias. En base a esto, Debord argumenta que no vivimos una vida plena y consciente sino que vivimos nuestra propia representación de aquello que seria (pero no lo es realmente) nuestra propia vida.

Esto que puede parecer muy radical a simple vista tiene mucho que ver sobre como se viven hoy en día los estereotipos sociales de ser padre de familia, ser una persona humilde y trabajadora, ser una persona respetuosa y tolerante, … Si sumamos a estos estereotipos con los que nos marcan y marcamos a nosotros mismos el hecho que la información puede alterar hacia donde prestamos atención, el resultado esperado, en base al sentido común, es que no sabemos que dirección tomar para conducir nuestra vida. De hecho creo que una de las partes más complicada de ‘aprender a vivir’ es precisamente saber quien eres, que quieres ser y hasta donde puedes ser y no siempre se llega a ser consciente de ello ni siquiera en el momento adecuado para intentar retornar las riendas de nuestra propia existencia.

En conclusión, hoy en día puede resultar muy confuso saber quien eres, que eres y a que aspiras a ser y, desde luego, este ejercicio de despertar consciencia no se practica lo suficiente en las etapas más elementales de nuestra educación; parece com si el sistema, en su aran de crear más sistema, nos atrape des del primer momento anulando toda posibilidad de pensar sobre nosotros mismos con el objetivo de encadenarnos a una sociedad donde la oferta y la demanda pone el precio a valor de tu vida.

Para evitar mirar a donde nos dicen, para evitar ser seducidos por las falsas ilusiones y esperanzas de satisfacción personal consiguiendo esto y lo otro, lo que mejor se me ocurre es ejercitar la identificación de aquello que es relevante en nuestra existencia de lo que no lo es y a partir de aquí atender las obligaciones inexcusables del día a día pero también atender a las necesites intelectuales y espirituales de satisfacción personal y crecimiento emocional para aprender a darnos cuenta que nosotros también existimos para nosotros mismos.

Innovación continua: las relaciones humanas como esencia de la innovación

Innovar y crear de forma sostenible.

Innovar y crear de forma sostenible.

En el libro de Eric Ries ‘El Método Lean Startup’ (ver post Lean Startup) define una startup como una institución humana diseñada para crear un nuevo producto o servicio bajo condiciones de incertidumbre extrema. En base a mi experiencia particular en la gerencia de equipos de desarrollo tecnológico, vamos a analizar a continuación que engloba esta definición haciendo una lectura desde el punto de vista de la antropologia social.

En primer lugar, como institución humana, toda startup tiene como principal valor el capital humano que la integra, entendiendo esto como el conocimiento, habilidades y experiencia que cada miembro que la conforma puede aportar. Ahora bien, la relación entre estos miembros, las emociones, ilusiones y manera de dirigir sus vidas (tanto profesionales como personales) son, desde mi punto de vista, un componente esencial para poder crear el ambiente de trabajo que propicie la ilusión por experimentar.  La ilusión por experimentar la considero esencial para poder conseguir ideas nuevas, nuevos puntos de vista, nuevas motivaciones. Por ejemplo, las mejores ideas que hasta hoy en día he tenido me han surgido jugando con mis hijos. Esto es debido, principalmente, a que las condiciones de integración en el contexto son propicias para dejar a la mente pensar a su manera, algo parecido a ver desde fuera de la caja.  A raíz de esta afirmación, podemos decir que afecta a la creación de este ecosistema de relaciones humanas tanto los factores físicos como los no-físicos. Por ejemplo, podemos tener un equipo estupendo en cuanto a calidad humana (relaciones, virtudes, valores) y profesional (conocimiento, experiencia y habilidades) trabajando en unas instalaciones sin ventanas, incluso sin ventilación. Este factor físico afectara a como se crearan las condiciones (el contexto) donde se crearan nuevas ideas. Incluso podría a llegar a mater la creatividad, y por tanto la innovación dado que los miembros no tienen un recursos básico para crear un contexto de transito de ideas adecuado. Por tanto, todo contexto orientado a ser la cuna de una fuente de ideas innovadoras tienen como condicionante tanto los factores humanos (especialmente los sociales) y los físicos (especialmente donde se llevaran a cabo esas relaciones).

Ahora bien, en base a esta reflexión nos podemos formular la siguientes preguntas: ¿podemos crear un contexto de innovación para una startup a través de Internet? Si entendemos Internet como un ecosistema donde se llevan a cabo interacciones sociales en condiciones completamente equiparables a la del plano físico (ver post Las cinco reglas de la virtualidad de Woolgar), ¿que condicionantes tendríamos que considerar para poder afirmar que podemos crear una startup completamente desde cero a través de Internet?

En segundo lugar, la definición de Ries afirma que las condiciones de incertidumbre son extremas. Este punto es esencial tenerlo en cuanta cuando estamos diseñando un producto o servicio que aún no sabemos (no se puede predecir) como será recibido por parte del mercado de usuarios que consideramos potenciales. Bajo condiones de incertidumbre extrema, la mejor táctica es la adaptación en vez de la predicción. Si orientamos el equipo humano a navegar en el diseño del producto en respuesta al feedback recibido por parte de los usuarios de la versión del producto actual, la capacidad de modelar una solución/diseño cada vez más adecuado a la demanda estos usuarios requerirá, además, creatividad constante para dar a aquellos usuarios lo que desean. Ojo, hay que tener en cuenta que los usuarios de un producto, especialmente tecnológico, desean muchas veces algo muy diferente de lo que dices desear, y una trampa donde muchas startup caen una y otra vez es la de suponer/predecir que tendencia tiene el mercado en base a una linea de negocio, por tanto imponen un producto en lugar de crearlo tal y como los usuarios desean tener.

En conclusión, todo proyecto es un proyecto humano, por tanto hay que tener en cuenta en cada contexto como afectan la relaciones sociales de los integrantes de este proyecto, su conocimiento sobre una o varias materias, su experiencia y sobre todo sus habilidades sociales para interactuar con otros miembros del equipo sin dañar las emociones de los demás ni las propias (asertividad y empatía).

Què és la reputació en línia?

Mirant cap a l'horitzó

Mirant cap a l’horitzó

Últimament sentim molt a parlar sobre conceptes com la marca personal i la reputació en línia. Aquests neologismes de vegades creen confusió perquè no sabem exactament que volen dir, l’abast que poden tenir o, fins hi tot, en quines disciplines i àrees de coneixement poden ser d’aplicació. Anem a veure, de forma molt resumida, que és la reputació en línia/la marca personal, també popularment coneguda com a reputació online.

Imaginat que ets el gerent o propietari d’una empresa que fabrica un determinat producte o ofereix algun tipus de servei. El mètode clàssic de donar a conèixer les activitats que es duen a terme a la teva organització es duu a terme per mitjà del catàleg de productes o serveis. En ell es deixa constància d’allò a què es dedica la teva organització, del valor afegit dels seus productes i altres aspectes com la qualitat, preus i disponibilitat. Aquest catàleg de productes o serveis es sol donar a conèixer per mitjà de tècniques de màrqueting i publicitat, normalment adreçades a una audiència concreta. En funció del tipus de destinataris la tècnica publicitària variarà i s’adaptarà a allò que el sector professional espera trobar. De vegades també s’innova fent ús de noves tècniques que ajudin a captar l’atenció del públic per mitjà de noves aproximacions, noves estratègies de presentació i fins hi tot canviant paradigmes com el de porta freda per altres més propers o més personalitzats com ara les xarxes socials. Tot això que hem resumit fins aquí té una característica molt important: l’empresa té el control de la publicitat que fa, i és capaç de dirigir-se a un públic objectiu i modelar la seva imatge en el mercat en què es mou. En altres paraules, la imatge la crea a partir de campanyes publicitàries que fa i normalment hi ha un equip que hi treballa per a mantenir-la i posar-la al dia.

La reputació és un concepte diferent, ja sigui en línia o en el pla físic. La reputació es construeix de forma col·lectiva a partir de les relacions empresa-client, projecte-usuari, comunitat-membre. És important tenir en compte que la reputació, des d’un punt de vista antropològic, és una construcció social. La reputació és sinònim de prestigi, de fiabilitat, de confiança, i és definida i redefinida constantment d’acord als individus que contribueixen a mantenir-la: des del propi autor de la marca personal fins al més recent participant que opina o dóna exemples (favorables o desfavorables) respecte de la autenticitat i credibilitat de la informació que comparteix i dels productes o serveis que ofereix.

Internet és un mitjà que juga un paper molt important en el concepte de reputació o marca personal. La marca personal és la reputació que es va construint; és l’empremta de les nostres accions transmeses per l’opinió dels altres. En el cas d’Internet aquesta és anomenada reputació en línia. Tradicionalment, la publicitat sobre les qualitats d’una determinada persona solien donar-se a conèixer a partir dels familiars i amics més propers fent ús del boca a boca. Avui en dia Internet és un mitjà que permet construir la reputació personal a gran escala. Un dels pilars bàsics és per mitjà de la compartició d’informació que crea valor per a altres persones a través de la xarxa. La creació de valor a partir de la compartició d’informació i coneixement és un dels pilars fonamentals per a construir la reputació en línia. Paradoxalment, segles enrere l’accés a la informació amb valor era un aspecte reservat a les classes més privilegiades i sinònim de poder, ja que accedir a una determinada informació implicava accedir a un determinat coneixement que et posava en una situació d’avantatge davant la resta de persones. A Internet aquest fet es gira, és a dir, quant més informació de valor comparteixis per ajudar a crear coneixement, més creixerà la teva marca personal, el teu prestigi i la teva reputació. Aquest fet és el que jo personalment anomeno la democratització de la informació i del coneixement, i es fonamenta en la creença que les comunitats de persones funcionen molt millor si hi ha un accés lliure a la informació de valor per tal que aquesta pugui ser transformada en coneixement útil d’acord al context d’ús en que aquest es construeix.

Espero que hagi pogut contribuir a aclarir, de forma molt sintetitzada, la diferència entre marca i reputació en línia/marca personal. Tampoc vull desaprofitar l’ocasió per a desitjar a tothom molt bones festes de Nadal i molt bona entrada d’any al 2014.

Merry Christmas.