Skip to content

El sentido de la vida

August 8, 2016

marHace ya algún tiempo (de hecho algunos años) que leí El hombre en busca de sentido, de Viktor Frankl (puedes encontrar una reseña del libro aquí). Este libro respondió a muchas de mis preguntas del por qué el ser humano necesita de dotar de sentido a su existencia. Sin embargo, no logré encontrar un esquema, modelo o sistema por el cual pudiera diferenciar el sentido de otras cosas, tales como objetivos, propósitos, etc. y así poder ordenar mi mente y establecer un plan concreto que me permitiera enfocarme hacia lo que realmente quiero. El caso es que por mucho que te esfuerces en encontrar un sentido a tu existencia, lo que te puedes encontrar es que tan sólo has definido objetivos, proyectos o simplemente expectativas. Todas ellas en sí no son negativas, pero no lograrán por sí mismas llenar ese vacío interior que te preocupa cada día e incluso en esos momentos en que has conseguido aquello que te propones. En este post voy a mostraros la técnica personal que he logrado desarrollar para poder diferenciar unas cosas de otras y hacer que trabajen en harmonia hacia el destino a dónde quiero conducir mi vida.

En primer lugar tenemos que tener muy claro que en cuestiones de sentido no son aplicables los términos éxito o fracaso. No se fracasa en el sentido de la vida, ni tampoco se tiene éxito; se tiene éxito o fracaso en la búsqueda del sentido, que es una cosa muy diferente del sentido en sí. Por ejemplo, un objetivo sí se puede evaluar en términos de éxito o fracaso; de cumplido, incumplido o parcialmente cumplido. Por lo tanto, podemos definir un objetivo que sea la búsqueda del sentido, ahora bien, el sentido, en el caso que se encuentre, no es evaluable.

Los ejemplos sobre el sentido de la vida son numerosos, de hecho en el libro de Frankl se muestran muchos ejemplos. Aún así, para que puedas ver ahora mismo a qué me refiero con visualizar un sentido de vida, creo que el ejemplo de Nelson Mandela y Martin Luther King son muy ilustrativos para este fin: el sentido de sus vidas fue orientar sus esfuerzos para poder establecer una sociedad más igualitaria y más humana en dos contextos completamente distintos, pero con el denominador común de una segregación racial que causaba condiciones de vida completamente indignantes e inhumanas para los colectivos que representaban.

Tampoco hay que caer en la tentación de creer que el sentido está siempre orientado a cosas de gran impacto social. De hecho, el sentido de la vida de cualquier autentico religioso, sea de la religión que sea, es llevar una vida espiritual que le permita sensibilizarse y conectarse con el posible origen de la realidad que profesa. Otro ejemplo es consagrar la vida a la educación y cuidado de tus hijos; o de los hijos de otros; incluso al cuidado de cualquier tipo de colectivo que lo necesite, o de la persona o personas que amas. Las personas que intervienen en proyectos de ayuda a la infancia, ayuda a la vejez, ayuda a personas discapacitadas, etc. encuentran más fácilmente respuestas a qué es aquello que da sentido a sus vidas, precisamente porque actúan movidos por un ideal humanitario.

Por tanto, hay que tener claro que el sentido no es una meta – ya que entonces seria un objetivo -, sino un elemento inspirador que nos da fuerzas para avanzar y vivir. En palabras más profundas, podemos asegurar que:

El sentido es la máxima expresión de lo que somos.

Luego podemos afirmar que:

La felicidad o satisfacción personal emerge cuando nuestros objetivos están alineados con el sentido que damos a nuestra vida.

Y por tanto:

Debemos establecer nuestros objetivos para avanzar hacia el ideal que da sentido a nuestra vida.

Si nuestros objetivos no estan alineados con el sentido de nuestra vida, por mucho que los cumplamos, no habrá manera de llenar el vacío existencial que se genera en nuestro interior debido a que no nos hacen avanzar en la dirección que deseamos para cumplir nuestro sueño.

Como puedes ver, esta perspectiva encaja muy bien con el concepto de alienación, ya que trabajar en objetivos que no estan alineados con tus ideales no te conduce a nada. Otra cosa es ganarse la supervivencia temporalmente (por ejemplo en un trabajo que no te gusta o tratando se sacarte una certificación que te da acceso a otra cosa que sí está dentro de tus objetivos) hasta que estemos en mejores condiciones de dar el salto y luchar por nuestros verdaderos objetivos. Sin embargo es un error muy común estancarse cuando hay una cierta sensación de estabilidad, ya que es mucho más fácil adaptarse a la certeza que a la incertidumbre. Sin embargo, la estabilidad no es sinónimo de felicidad, solo de facilidad, es decir, en un entorno estable las cosas suelen ser más fáciles, pero ¿es lo que realmente quieres? ¿De que te sirve la estabilidad si no estas en paz contigo mismo puesto que no navegas en la dirección que deseas? Te dejas llevar por el viento porque es más cómodo, pero el puerto a donde te llevará puede que no sea el de tu agrado.

Finalmente, me queda el tema del foco. El foco es muy importante para centrarte en el cumplimiento de los objetivos. Sin el foco adecuado lo único que puedes encontrar es dispersión, y ésta es la antítesis de seguir un camino más o menos recto con la esperanza de encontrar al final aquello que buscas. Centrarse en el cumplimiento de los objetivos que nos permite avanzar hacia nuestro ideal es esencial para tener la sensación de logro. Si por el contrario eres una persona que se dispersa con facilidad, te recomiendo encarecidamente que pruebes diferentes métodos de meditación. En realmente poco tiempo verás que tus capacidades de concentración se multiplican considerablemente, cosa que te permitirá ser más efectivo en la consecución de dichos objetivos.

Sólo una cosa más, verás que cuando el sentido de tu vida lo tienes claro, los pasos a dar se ven con más claridad, se está más motivado, se pierde buena parte del miedo a la incertidumbre y se ven las cosas con mucha más claridad. Todo esto es porque se genera una motivación intrínseca positiva por comprovar que puedes confiar en ti misma/o.

De todas formas, si te surge alguna duda, tienes ejemplos más particulares o simplemente necesitas un cable con algún dilema existencial que hayas vivido o que estes viviendo ahora, te animo a que lo compartas en este post: seguro que podemos extraer alguna conclusión interesante.

 

From → Philosophy

Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: