Skip to content

Educación personalizada

September 30, 2014
Educación personalizada

Educación personalizada

Cada vez más, la sociedad se vuelve más exigente con las capacidades y los conocimientos que una persona puede llegar a conseguir. Ahora bien, ¿hasta que punto esas exigencias son racionales? ¿La promesa de un mundo competitivo equivale a un mundo mejor, aun mundo más feliz y satisfactorio? Sin lugar a dudas, la felicidad y la competitividad no tienen por qué ir de la mano. Conocer, investigar, tener curiosidad, leer, escribir, construir, pensar, imaginar, ayudar, … son actividades que permiten el desarrollo de la persona, de ser mejor, de autosuperarse. Cuando confundimos competitividad con autosuperación metemos la pata hasta el fondo. Si bien competir sanamente es bueno para marcarse metas y obtener logros a partir de la motivación que genera el compararse con otros, la competitividad mal entendida sólo genera conflictos internos en la persona, una escasa autoestima, pérdida de valores éticos y morales (suele permitirse licencias del tipo ‘todo vale para conseguir mi objetivo’) y obviamente padecer la soledad que genera el hecho de tener que conservar el status que ha logrado.

Desde mi punto de vista, la educación, especialmente en los primeros años de edad y posteriormente en la adolescencia, indice de manera decisiva a inclinar la balanza hacia un lado u otro. Las personas que reciben durante su infancia estímulos de autosuperación en el deporte, en la danza, la música y otras disciplinas – acompañadas del refuerzo positivo que se crea en el compañerismo, en el grupo, en el proyecto – suelen tener más recursos emocionales y sociales para defenderse del ‘todo vale’. La educación tradicional que todos conocemos no acaba de responder a las demandas reales del alumnado, especialmente del más joven. Se necesita un replanteamiento. Este replanteamiento se ha materializado (ya hace algunos años) en la educación personalizada y su didáctica.

Pero, aunque hemos oído hablar de ella, ¿Qué es exactamente la educación personalizada? De acuerdo con José Bernardo Carrasco en su libro Enseñar hoy, didáctica básica para profesores, la educación personalizada se centra en dar, en términos de educación, aquello que exige la naturaleza humana.

Esta definición nos lleva a la siguiente pregunta: ¿qué es la naturaleza humana? De acuerdo con J. Bernardo, la naturaleza humana es un principio de actividad que se refiera a lo que le es propio, es decir, a aquello que lo define como ser humano y no como otra cosa. J. Bernardo destaca que la racionalidad es el principio de toda actividad humana, la cual se lleva a cabo mediante el conocer y la voluntad.Además, hay que tener en cuenta que cada sujeto es una persona concreta, diferente a los demás y, por tanto, completamente única e irrepetible y que se define por unos principios fundantes (actividad, unicidad, apertura, autonomía, sexualidad y originalidad) y una dimensiones (corporal, afectiva, intelectiva y volitiva).

En definitiva, la educación personalizada es aquella educación cuya didáctica está orientada a considerar estos principios y dimensiones propias de la persona, con el objetivo de hacerla crecer considerando todos sus aspectos.

From → Didactics, Philosophy

Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: