Skip to content

Missdirection

April 8, 2014

En un mundo cada vez más inundado por cantidades inmensas de información resulta muy difícil poder estar seguros si realmente estamos sobre la pista de alguna cosa que realmente valga la pena todo el esfuerzo que realizamos descartando noticias, correos, twits, etc. Este hecho pude resultar trivial a simple vista pero hoy me he dado cuenta que hay aspectos muy importantes a tener en cuenta cuando tus decisiones, ya sean del día a día o aquella  que marcará un antes y un después en tu vida, se ven influenciadas o condicionadas en base a una u otra información que tienes a mano o que te ves influenciado por ella.

El caso es que, según mi punto de vista, puede resultar relativamente sencillo jugar con las tendencias sociales simplemente llamando la atención a puntos de distracción que nos hacen despreocuparnos, aunque sea por unos instantes, de otras cuestiones sobre las cuales prestamos más atención. Recuerdo la obra de Guy Debord ‘La sociedad del espectáculo‘ donde se hace especial énfasis en el hecho que existe una necesidad social generalizada de crear escenarios y escenas sobre las cuales hacer una representación con el objetivo de demostrar al resto de persones las relaciones causa-efecto que se dan en ciertas circunstancias. En base a esto, Debord argumenta que no vivimos una vida plena y consciente sino que vivimos nuestra propia representación de aquello que seria (pero no lo es realmente) nuestra propia vida.

Esto que puede parecer muy radical a simple vista tiene mucho que ver sobre como se viven hoy en día los estereotipos sociales de ser padre de familia, ser una persona humilde y trabajadora, ser una persona respetuosa y tolerante, … Si sumamos a estos estereotipos con los que nos marcan y marcamos a nosotros mismos el hecho que la información puede alterar hacia donde prestamos atención, el resultado esperado, en base al sentido común, es que no sabemos que dirección tomar para conducir nuestra vida. De hecho creo que una de las partes más complicada de ‘aprender a vivir’ es precisamente saber quien eres, que quieres ser y hasta donde puedes ser y no siempre se llega a ser consciente de ello ni siquiera en el momento adecuado para intentar retornar las riendas de nuestra propia existencia.

En conclusión, hoy en día puede resultar muy confuso saber quien eres, que eres y a que aspiras a ser y, desde luego, este ejercicio de despertar consciencia no se practica lo suficiente en las etapas más elementales de nuestra educación; parece com si el sistema, en su aran de crear más sistema, nos atrape des del primer momento anulando toda posibilidad de pensar sobre nosotros mismos con el objetivo de encadenarnos a una sociedad donde la oferta y la demanda pone el precio a valor de tu vida.

Para evitar mirar a donde nos dicen, para evitar ser seducidos por las falsas ilusiones y esperanzas de satisfacción personal consiguiendo esto y lo otro, lo que mejor se me ocurre es ejercitar la identificación de aquello que es relevante en nuestra existencia de lo que no lo es y a partir de aquí atender las obligaciones inexcusables del día a día pero también atender a las necesites intelectuales y espirituales de satisfacción personal y crecimiento emocional para aprender a darnos cuenta que nosotros también existimos para nosotros mismos.

Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: