Skip to content

Lean Startup

June 29, 2013
Filosofía Lean aplicada a la Startup

The Lean Startup – Eric Ries

Recientemente, he tenido la oportunidad de observar un poco más de cerca como se crea una empresa en Internet. Hoy en día, se ha puesto muy de moda el emprendimiento, especialmente en cuanto a la creación de negocios, donde su principal base es la tecnología y la presencia en Internet; ahora es mucho más fácil llevar acabo una idea gracias a las nuevas tecnologías. Incluso, de forma muy modesta, es factible emprender negocios disponiendo únicamente de una idea, un portátil, una conexión a Internet, un moderado presupuesto y una ligera formación en tecnología. Pero,¿que riesgos hay detrás de iniciativas como esta? A continuación voy a resumir brevemente los puntos que a mi juicio encuentro imprescindibles tener en cuenta antes de emprender cualquier negocio cuya base sea la tecnología.

En primer lugar, hay que tener muy claro si la idea que se va a llevar a cabo requiere de un desarrollo específico de software o no. En caso afirmativo, este punto es para mi el más importante, dado que hay que tener en cuenta todos los costes – directos y indirectos –  que el software a desarrollar va a generar, especialmente en el periodo donde no genera valor para el cliente final, la cual cosa se traduce en que muy posiblemente, salvo excepciones, no generará beneficio económico alguno hasta pasado un tiempo. Además hay que tener en cuenta, que a medida que la idea vaya madurando, requerirá poner al día las características técnicas que ofrece nuestro servicio, y esto implica revisar el software que habíamos desarrollado. El riesgo oculto que pretendo descubrir, es que el software requiere de mucha atención y revisión, especialmente en negocios en que la idea se fundamenta al 100% en llevarla a cabo a través de un desarrollo informático. Por tanto, hay que tener muy claro que si no tenemos una formación técnica y una experiencia, al menos moderada, en el mundo del software, es muy probable que nos encontremos con alguna sorpresa muy desagradable, incluso la quiebra del negocio. ¿Que puedo hacer para prevenir esto? Contar con la ayuda de un experto, que puede ser tu socio tecnológico. Este experto, cuanto más cercano al mundo de la ingeniería del software, mejor que mejor. Ahora bien, piensa que  no es necesario implementar todo la plataforma y el software estrictamente por tu cuenta, ya que esto también tiene sus riesgos. Este socio ha de tener por objetivo ayudarte a diseñar tu software, a seleccionar la empresa o empresas que lo implementaran y sobre todo a revisar a calidad del producto que recibas. Sin esta figura, estas en manos de las grandes empresas de software que muy posiblemente vayan a la suya aprovechando tu desconocimiento en el tema, cosa que luego se traduce en unos costes más altos de los previstos, una calidad discutible y una disponibilidad de esperas y esperas sin fin. Todo esto implica que tu idea no se lleva al cliente final con lo cual, el fracaso de tu iniciativa esta garantizado.

En segundo lugar, la reputación online es un tema imprescindible en un negocio que se presenta en Internet a sus clientes. Tal como ya hemos dicho en el párrafo anterior, si disponemos de una base tecnológica de mala calidad, el resultado de nuestro servicio se leerá como de mala calidad. A nadie le gusta entrar en un portal y en el momento de hacer una compra o una reserva, el software le informa que no puede completar la operación debido a un error técnico, y miles de ejemplos que se te puedan ocurrir. También influye muchísimo otro aspecto conocido como el Look and Feel de la aplicación. Un servicio online con faltas de ortografía no da buena impresión, la cual cosa se traduce en desconfianza sobre el servicio que puedes encontrarte. Esto conlleva un riesgo importante especialmente en las redes sociales, donde una noticia pude hacerse viral de la noche a la mañana pudiendo hundir la reputación de un negocio sin mucho esfuerzo.

En tercer lugar, hay que saber y aprender constantemente a organizar y seleccionar tus colaboradores. El equipo humano es fundamental. Tu puedes tener una idea muy clara de tu negocio, incluso ejecutarlo sin necesidad de utilizar ninguna tecnología de la información y de la comunicación, pero si tu servicio, tu interacción con el cliente final se realiza a través de un software en Internet, es importantísimo contar en tu equipo con un buen staff técnico que puede solventarte cualquier problema. Nuevamente, en relación a lo que acabo de comentar en párrafos anteriores, mucha veces oigo decir, por desgracia, que esto es fácilmente subsanable contratando los servicios de una empresa especializada. Grave error, especialmente si tu idea requiere de una actualización constante de la tecnología que te permite llevar a cabo tu actividad empresarial. Ninguna empresa, por mucho nombre y experiencia que tenga, conocerá más a fondo el día a día de tu negocio (problemas, dolores de cabeza, motivación, inquietudes, futuros planes, …) que la propia gente que sufre contigo todos los éxitos y sinsabores de tu realidad empresarial, especialmente cuando fruto de tu contacto con los clientes  descubres nuevas oportunidades de negocio o nuevas oportunidades de mejorar tu negocio. Este punto es francamente al que yo quería llegar. Ahora, las empresas de emprendedores se centran cada vez más en lanzar su idea al mercado lo antes posible. La gran mayoría de esas ideas requieren de tecnología que se va ha utilizar a través de Internet para dar su servicio o gran parte de su servicio en interacción con el cliente, luego, fruto de esta interacción, la empresa puede recoger indicadores de lo que realmente sus clientes quieren y esperan que le demos. Aquellas empresas que llevan a cabo una idea esperando mejorarla a través de revisiones periódicas en base a lo que observan de sus clientes con el objetivo de ajustar al máximo su producto a la demanda del mercado, son la llamadas ‘Lean Startups’. Esta manera de abordar un nuevo negocio, un negocio de emprendedor, esta siendo tendencia en estos últimos años, especialmente por el contexto de crisis económica que influye de manera directa en como de exigentes se vuelven nuestros clientes en cuando a la disponibilidad, calidad y precio de aquello que le vendemos.

Finalmente, para poder aprofundir más en este tema, Eric Ries – entre otros – publicó en 2011 el siguiente libro ‘The Lean Startup: How Constant Innovation Creates Radically Successful Businesses: How Relentless Change Creates…‘ donde se revisa la filosofía Lean y como esta puede aplicarse en la creación de un nuevo negocio a partir de uno de los conceptos centrales de este planeamiento conocido como pull, y que básicamente consiste en adaptar tu producto, negocio y oferta a lo que el cliente espera de nosotros como proveedores, además de garantizar las dimensiones de disponibilidad, garantía, calidad y precio.

Para revisar la filosofia Lean, uno de los libros básicos que recomiendo es ‘Lean Thinking: Banish Waste and Create Wealth in Your Corporation‘ de Womack y Jones, muy fácil de leer, bien estructurado y con numerosos ejemplos históricos de Toyota, empresa donde se le atribuye el verdadero nacimiento, o al menos, la primera aplicación exitosa, y que tubo lugar en la industria de la automoción en un contexto económico y de reputación mundial especialmente duro para Japón tras pasada la segunda guerra mundial.

3 Comments
  1. radikal permalink

    Yo también soy otro emprendedor con la idea del “Lean Startup”. Para mi, la idea estaba muy clara desde el principio, pero a medida que la íbamos desarrollando, nos vimos obligados a replantearnos parte de la idea para poder acercarnos más a la realidad de nuestros clientes. Además la tecnología cambia muy rápido y debes estar siempre en constante investigación y desarrollo tanto de tus productos, como de la infraestructura necesaria de tu negocio. Y sobre todo, paciencia. Se tarda un poco en acabar de organizarlo todo y que la idea empiece a dar sus frutos.

  2. Gracias por el comentario radikal. Tal como señalas, es imprescindible saber adaptarse a la demanda, ser flexible y sobre todo, llegar a ese punto de madurez en que tu oferta se adapta sin perder calidad. En Lean es fundamental construir valor y evitar el desperdicio, es decir, construir/ofrecer aquello que es realmente valioso y evitar invertir esfuerzo en aspectos que no aportaran apenas, o nada al producto o servicio final.

    De hecho, aunque esto del Lean esta sonando mucho últimamente, especialmente en las startup de tecnología, de hecho es una filosofía emprendida en la primera mitad del siglo XX.

    Finalmente, la máxima del Lean, según mi punto de vista, se pude resumir en ‘ser flexible para no romperte’.

    Un saludo.

Trackbacks & Pingbacks

  1. Innovación continua: las relaciones humanas como esencia de la innovación | Tapirapé

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: